eros cupido

Eros o Cupido

Eros (Cupido o Amor para los romanos) era el dios de lo erótico, del amor físico. Al principio se le consideraba una fuerza primaria que junto a Gaya había sido creada del Caos, el espacio original. Fue el responsable de la unión de Urano, el cielo y Gaya, la tierra. Según algunas tradiciones, la fuerza primaria de Eros creó el cielo, la tierra y la luna.
Más adelante, Eros pasó de ser un principio abstracto y se convirtió en hijo de Afrodita, diosa del amor, y de su amante Ares, dios de la guerra. Desde entonces su representación fue variando, al principio como un joven muy atlético cuyas estatuas decoraban los gimnasios donde se ejercitaban los hombres, de ahí que se convirtiera en el patrón de las relaciones eróticas entre el género masculino joven y maduro.

Después, durante el periodo Helenístico (325-30 a.C.) y la época romana, Eros fue representándose como un niño alado que, armado con su arco y sus flechas, espiaba a los humanos a los que hacía víctimas de sus caprichosos juegos. Esta es la versión clásica de Cupido en Roma. Después fue surgiendo otra tendencia que lo duplicaba, con representaciones posteriores que a menudo mostraban a un grupo más numeroso de querubines con pequeñas alas rodeando a su madre Afrodita o Venus.
Eros o Cupido no sólo fue un objeto visual favorito para las artes, sino que también aparece en el trabajo de grandes poetas romanos como Virgilio y Ovidio. Para el primero, Cupido es el responsable del amor entre Dido y Eneas. En su historia de Dafne y Apolo, Ovidio describe cómo Eros dispone de varios tipos de flechas. Las bañadas en oro provocan el amor, mientras que las bañadas en plomo provocan aversión hacia el pretendiente. El propio Eros se enamoró de Psique, el alma.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votos aún) ¡Sé el primero!