gea gaya

Gea o Gaya

Gaya o Gea, la madre tierra, fue una de los primeros seres en aparecer tras el Caos, el espacio primario. Sus vástagos eran Urano (el cielo) y Ponto (el mar y las montañas). El primero de ellos tuvo a los titanes con ella, entre los que se encontraban Cronos y Rea, padres de Zeus y de todos sus hermanos y hermanas. Además, de la unión entre Urano y Gea nacieron los cíclopes y los 100 gigantes armados.
Urano causó un enorme dolor a Gea cuando encerró a los gigantes y a los cíclopes dentro de su cuerpo.Gea le entregó a su hijo Cronos una hoz hecha de piedra con la que éste le cortó los testículos a su padre y los arrojó al mar. Desde allí llegaron a Chipre o Citera, y de la espuma que se formó en la orilla del mar nació Afrodita. La sangre de Urano se depositó sobre Gea y de ahí surgieron las Erinias, los gigantes y las ninfas Meliseas.

Cronos vencido por Zeus

Cronos se hizo con el control del universo y convirtió a su hermana Rea en su esposa. Muy pronto su carácter se reveló parecido al de su padre. Encerró a los cíclopes y a los gigantes en el Tártaro y devoró a todos los hijos que tuvo nada más nacer. Zeus, el más pequeño de todos, tuvo mejor suerte, ya que Gea le dio a Rea un paño para que envolviese una piedra y que se la diese a Cronos. Zeus creció a salvo en Creta bajo la vigilancia de Amaltea. Cuando se alcanzó la madurez, obligó a su padre a vomitar a todos sus hermanos -Hades, Poseidón, Deméter, Hestia y Hera- y a liberar a los cíclopes y los 100 gigantes, lo que desencadenó la Guerra de los Titanes que se prolongó durante diez años, tras los cuales Cronos y los otros titanes fueron derrotados a manos de Zeus y sus aliados. Tras su humillación, quedaron encerrados en el Tártaro. Gea mostró su descontento por ello y de su unión con Tártaro nació el monstruo Tifón al que con el tiempo Zeus debería destronar. El dios sabía cómo acabar con el monstruo, aunque según algunas versiones fue una batalla dura y larga.

Batalla de los dioses con los gigantes

Los gigantes empezaron entonces una revuelta contra los dioses del Olimpo a sugerencia de Gea, la que fue llamada Batalla de los Gigantes. Gea hizo crecer una hierba que hiciese inmortales e invencibles a los gigantes, pero Zeus le ordenó al dios del sol, Helios, y a la diosa del alba, Eos, que extinguiesen la luz. Al final, los dioses, con el importante apoyo de Hércules, pudieron conseguir la victoria después de una cruenta batalla.

La diosa Gea y los oráculos

Como diosa de la tierra, Gea estaba asociada con los oráculos y con la videncia. Estos oráculos se situaban cerca de lugares donde se producían fenómenos geológicos inusuales, ya fuesen volcanes o grietas en la tierra de donde emergían vapores sulfurosos. Este era el caso del santuario de Delfos, dedicado después a Apolo y que había fundado Gea en un primer momento.
La serpiente terrestre Pitón, asesinada por Apolo utilizando mil flechas, era hija de Gea, motivo por el que, tras acabar con ella, Apolo tuvo que hacer penitencia estableciendo los juegos Pitios y nombrando a la sacerdotisa Pitia del Oráculo que desde entonces estuvo consagrado a él.
Junto a Tifón y Pitón, Gea fue la madre de muchos otros monstruos e incluso seres como el dios marino Nereo eran hijos suyos.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
1 votos, 4,00 de 5 estrellas