janto y balio

Janto y Balio

Janto y Balio eran los caballos parlanchines inmortales de Aquiles. Eran hijos de Céfiro, el viento del oeste, y de la harpía Podagre, que un día había pastado con forma de caballo en la orilla del Océano. Hera les dio a los animales el don del habla y los dioses se los regalaron a Peleo en su boda.
Cuando Patroclo murió en el carro de Aquiles, los dos caballos sollozaron y dejaron de responder a las órdenes del auriga Automedón. Zeus se apiadó de ellos y se culpó porque los dioses le hubiesen dado a Peleo unos animales inmortales tan sensibles. El dios quiso que llegasen de vuelta al campamento sanos y salvos.
Poco tiempo después Aquiles entró en el campo de batalla y le reprochó a sus caballos que no hubiesen sido capaces de traer vivo a su amigo. Janto le respondió que a él sí le traerían vivo, aunque moriría poco después. Fueron sus últimas palabras ya que después las Erinias o Fates silenciaron al caballo.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(No hay votos aún) ¡Sé el primero!