tanatos

Tánatos

Tánatos, la personificación de la muerte, era hijo de la diosa Nix («Noche») y hermano de Hipnos («Sueño»). Cuando alguien debía morir, Tánatos usaba su espada para cortar un mechón del cabello del infortunado mortal y entregárselo a Hades. Tánatos era representado como un joven que llevaba una antorcha del revés.
No se trata de uno de los mitos más sobresalientes. Homero describe cómo él y su hermano llevaron el cuerpo de Sarpedón hasta Licia. El dramaturgo ateniense Eurípides le dio un papel menor en su obra Alcestis, en la que Tánatos recoge a la protagonista de la obra preparada para morir a cambio de la vida de su marido Admeto. Tánatos tiene un breve intercambio de palabras con el dios Apolo, que quiere evitar que muera la mujer de uno de sus protegidos, Admeto, y se muestra en esta ocasión como una figura incomprensiva a la que no le conmueven las palabras. Sólo Sísifo pudo escapar a la atención de este villano, siendo el único humano que lo consiguió. Durante un tiempo encadenó a Tánatos a una roca con el resultado de que, estando prisionero, no podía conseguir que muriese ningún mortal. Finalmente, el dios de la guerra Ares tuvo que acudir a rescatar a Tánatos.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
7 votos, 3,71 de 5 estrellas