Dafne

Dafne era hija de Peneo, dios tesaleo de los ríos. Al igual que Artemisa, era una diosa virgen de la caza y de la naturaleza. En su historia más famosa, el dios Apolo se enamoraba de ella contra su voluntad.

El motivo para que esto ocurriese fue que Apolo había insultado a Eros, el dios del amor. Apolo, que presumía de su manejo del arco y de las flechas, creía que Eros era un mal arquero y éste se vengó asaeteándole en el corazón con una flecha bañada en oro que le hizo enamorarse de Dafne sin ser correspondido. Eros también lanzó una flecha a Dafne, pero bañada en plomo, lo que la hacía aún más reticente a él. Apolo, fuera de sí, empezó a perseguirla diciendo: «¡Te imploro, ninfa hija de Perseo, que no huyas!

El héroe Perseo
El héroe Perseo

No soy tu enemigo a pesar de esta persecución. ¡Detente, dulce ninfa! Huyes como lo hace la oveja del lobo, o el ciervo del león, como las palomas baten alas huyendo del águila, como todas las criaturas huyen de sus miedos. Pero es el amor el que me lleva a correr detrás de ti…» . Dafne no pudo escapar de Apolo y al final, desesperada, rogó a su padre que la liberase del cuerpo que había despertado la pasión de Apolo, por lo que la convirtió en un arbusto de laurel.

Cita nuestro artículo en formato APA
Dafne (2020). Recuperado de Mitos y Relatos. https://mitosyrelatos.com/europa/mitologia-griega-romana/dafne.