danaides

Las Danaides

Las Danaides eran las 50 hijas del rey norte-africano Danao. Después de un conflicto con su hermano, el rey huyó con sus hijas a Argos, en Grecia. Los 50 hijos de Egipto las persiguieron para reclamar a sus hijas como esposas. Danao accedió, pero le dio a cada hija una daga para poder matar a sus esposos durante la noche de bodas. Todas las hijas hicieron lo que su padre les había dicho, pero Hypermnestra estaba enamorada de su marido, Linceo, y se aseguró de que no sufriese ningún daño. Horacio narró la terrorífica noche de bodas: «Fueron crueles, ¿qué más podrían haber hecho? Fueron crueles, pudiendo usar el acero inmisericorde para matar a sus maridos. Sólo una de entre tantas mantuvo la llama de su matrimonio traicionando a su padre desleal. Los tiempos venideros verán honrar a esta virgen».
Hypermnestra fue encerrada por orden de su padre hasta la celebración de un juicio, pero Afrodita intervino para liberarla. El resto de Danaides se purificaron en un ritual ordenado por Zeus con Hermes y Atenea y volvieron a casarse con hombres de Argos que en un principio no mostraron interés por tomarlas como esposas. Danao, no obstante, les ofreció gran cantidad de regalos de bodas y organizó competiciones para que los ganadores pudiesen elegir entre sus hijas.
Después de su muerte, las Danaides aún fueron castigadas por su horrible crimen, ya que fueron enviadas al Tártaro para cargar agua en recipientes sin fondo durante toda la eternidad.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
7 votos, 4,29 de 5 estrellas